Mesa chilena

La Mesa chilena se originó en la década de 1980 con el respaldo de Mission 21 para trabajar junto con otras instituciones en la línea del desarrollo y promoción humana, teología, fe y espiritualidad y en la articulación ecuménica y ciudadanía crítica. El objetivo de esta Mesa es potenciar la incidencia de las instituciones que forman parte de ella en la construcción de la sociedad chilena, para avanzar hacia el logro de una sociedad más equitativa e inclusiva, con predominio de valores éticos, sociales y ecuménicos y plena vigencia de los derechos humanos. Esta Mesa trabaja en la capital de Chile, Santiago, y en la zona sur del país: región del Bio-Bio y región de la Araucanía.